La Unidad en el Cuerpo de Cristo

La iglesia es un cuerpo con muchos miembros, llamados de toda nación, tribu, lengua y pueblo. En Cristo somos una nueva creación; las distinciones de raza, cultura, educación y nacionalidad, así como las diferencias entre posiciones elevadas y humildes, ricos y pobres, varones y mujeres, no deben producir divisiones entre nosotros. Somos todos iguales en Cristo, el cual por un Espíritu nos ha unificado en una comunión con él y los unos con los otros; debemos servir y ser servidos sin parcialidad ni reservaciones. Por medio de la revelación de Jesucristo que presentan las Escrituras, compartimos la misma fe y esperanza, y proyectamos un solo testimonio ante todos. Esta unidad tiene su fuente en la unidad del triunfo de Dios, el cual nos ha adoptado como sus hijos.

Romanos 12:4,5
1Corintios 12:12-14
Mateo 28:19,20
Salmos 133:12
2 Corintios 5:16,17
Hechos 17:26,27
Gálatas 3:27
Colosenses 3:10-15
Efesios 4:14-16
Efesios 4:1-6
S. Juan 17:20-23